“Bailando entre las ruinas” de La Ronda de Boltaña

El sexto disco de La Ronda de Boltaña es el grito del Aragón Vaciado, es el canto de amor y rasmia de la España Vaciada, la crónica musical del sentimiento de la ruralidad y la dignidad de nuestros pueblos.

17 canciones cantadas, agridulces como la vida misma. Con sus alegrías y sus penas. Con sus orgullos y sus reivindicaciones. La Ronda de Boltaña tiene memoria y raíces, pero también semillas de futuro y mirada larga.

El Aragón rural que representa La Ronda de Boltaña expresa la amargura frente a quienes vienen hoy a imponer una visión uniformizada y autoritaria de su realidad, la que hace décadas vació nuestros pueblos y se enriqueció con un sistema que obligó a emigrar a las grandes ciudades. El Aragón rural que canta La Ronda nace en Sobrarbe, pero recorre todo el Pirineo, Aragón, Soria, Guadalajara o Zamora: el mundo rural, diverso y vivo. El Aragón rural que acerca La Ronda trae la memoria de aquellos almogávares que llevaron la cuatribarrada allende los mares, esos campesinos que protagonizaron la revuelta frente a la casta del siglo XVI, nuestros yayos que volvieron tullidos de Cuba o los muertos que aún hoy están en las cunetas. El Aragón rural que baila La Ronda sonríe, enciende las chamineras y despierta amoríos y puentes de solidaridad y futuro.

Musicalmente, La Ronda no defrauda: hay auténticos himnos como “Aquí, la Marcha de los que no marchan” (que abre el disco y ya hemos cantado a cientos de miles de voces en Madrid). Hay pasodobles, habanera, valses, coplas y, prou que si, melodías para cantar y bailar en las rondas, que es de lo que se trata.

No faltan las canciones divertidas, como “¿Otra ronda?”, “Tras la brecha digital”, “Ronda del ¿qué será?”, “A fuego lento” o la gamberra “Finale con tutti!”, en las que siguen extendiendo su “carpe diem a lo rural”, la esencia de La Ronda: la fraternidad, la vecindad, el compartir y vivir juntos.

Hay temas que recuerdan los días de escuela a la “Hora de Salir” y esta lengua nuestra, el aragonés, en “In Vino Veritas” (y unas estrofas en catalán en otro tema). Y destacan piezas estremecedoras como el “Retablo del prendimiento” y “Coplas de la amargura”, todo un cántico contra los fascistas de hoy.

Muy buen disco, con poéticas letras de Manuel Domínguez (y una de Francho Sarrablo), la mayoría de las músicas de Martín Domínguez y, cómo no, maravillosa la voz de Antonio Melendo junto a los grandes músicos de La Ronda a los curdiones, gaitas, guitarras, trompas, bandurrias, laúdes, clarinete y coros, prou que sí, con colaboraciones hermosas como La Caja de Música de Sabiñánigo y grabado como siempre en Estudios Kiko de Zaragoza. A destacar también las bonitas ilustraciones de Jesús Cisneros en portada y libreto.

Puedes comprar el disco en la librería Cálamo, La Botiga de Ligallo de Fablans o la FNAC de Zaragoza y también en sus conciertos y rondas.

La Ronda de Boltaña suma ya 27 años y más de 1.000 rondas por los pueblos de Aragón. Los bailes interminables, los porrones de mano en mano, las puertas abiertas y las bandejas de pastas les han sentado fetén. Este disco me emociona, me representa y me motiva a seguir luchando junto a quienes queremos vivir en nuestro lugar, ni más ni menos, con derechos y oportunidades como queremos para todos los seres del planeta.

Leave a comment

Add your comment here