Carta a las personas de Podemos Aragón y de los espacios del cambio

Carta a las personas de Podemos Aragón y de los espacios del cambio

Estimadas amigas y amigos de Podemos y de los espacios del cambio en Aragón,

Siento que es mi obligación escribiros esta carta en la que voy a tratar de contaros cómo veo la situación política y nuestra capacidad de cambiar las cosas desde Aragón.

En primer lugar, debo incidir en que, más allá de nuestros errores y desaciertos, no podemos caer en el “pesimismo de nosotros mismos”, sino que debemos ser audaces y dar lo mejor de cada persona para alcanzar el mejor de los resultados colectivos.

En el plano electoral, nos enfrentamos a dos domingos de elecciones: generales el 28 de abril y municipales, autonómicas y europeas el 26 de mayo. Todas las instituciones aragonesas (Ayuntamientos, comarcas, diputaciones, Cortes y Gobierno de Aragón) van a cambiar en los próximos meses.

La situación interna  de Podemos no es todo lo buena que podría ser. En este año y medio desde que soy Secretario General de Podemos Aragón he sufrido el excesivo centralismo de nuestra organización, la cantidad de errores cometidos y la incapacidad de evolucionar hacia una herramienta más poliédrica, diversa y participada. Esto lo critico hacia Madrid, pero también lo autocritico en Aragón. Nuestras dificultades para vivir con diferencias, los roces y desafectos que generamos en nuestros procesos internos, la falta de cultura del debate y el acuerdo, son algunas de las razones por las que perdemos confianza, inteligencia colectiva y unidad (no uniformidad). Yo es la primera vez que participo en un partido y no veo miserias que no hubiera conocido antes en mi experiencia en colectivos diversos, pero sí las he visto magnificadas, hasta puntos que no me imaginaba.

La negociación con IU y Equo para la candidatura conjunta al Congreso y Senado ha sido en el ámbito estatal, sin contar con las necesidades o ideas que podríamos aportar desde los órganos autonómicos de Podemos. El Consejo Ciudadano de Podemos Aragón no ha recibido ni una información de cómo se estaban desarrollando estas conversaciones, hasta conocer la pasada semana el acuerdo con IU, pero no con Equo. Desconozco cómo fue el encaje en 2015, para lograr que Jorge Luis saliera elegido diputado por Huesca y Pedro Arrojo por Zaragoza, resultado que vamos a intentar repetir y mejorar.

Aquí en Aragón, tras la consulta a las personas de Podemos, Equo e IU, que en todo Aragón expresamos que queríamos ir en confluencia, nos pusimos a trabajar en ella hace casi 1 año. Tanta era nuestra voluntad, que lo primero que hicimos fue visibilizar la predisposición al acuerdo en Muel, con una foto en la que nos mostramos Unidas y con ánimo confluyente.

Desde verano, se han sucedido los actos conjuntos, fraternidad en distintos espacios de luchas y encuentro, y las negociaciones entre IU y Podemos, por una parte, Podemos y Equo, por otra, y en el seno de Zaragoza en Común, la plataforma con la que en 2015 alcanzamos el Ayuntamiento de Zaragoza, pero en la que Podemos no entró formalmente.

Llegados a este punto, es preciso recordar que Podemos decidió no presentarse a la elecciones municipales en 2015, solo a las generales y autonómicas. En Aragón, alcanzamos el mejor resultado que ha logrado Podemos en ninguna elección, llegando hasta casi el 21% de los votos. Apenas 5.000 votos nos dejaron detrás del PSOE de Lambán, que finalmente ha gobernado Aragón en esta legislatura, junto a CHA, pero sin Podemos. Otra decisión, la de no entrar en el Gobierno de Aragón, que en distintas ocasiones nos hemos cuestionado y reflexionado.

No presentarnos a las municipales hizo que algunas personas, de Podemos, buscaran otras maneras de presentar candidaturas a sus Ayuntamientos. Así, en Teruel se constituyo la marca “Ganar” capitaneada por IU y el partido fantasma Los Verdes, y en el que participaron a título individual miembros de Podemos como es el caso de Teruel y Alcañiz, y algunas independientes. En Huesca, IU montó Cambiar, en donde Podemos participó poco, con excepciones como Binéfar, donde se alcanzó el gobierno pactado con el PSOE. En la ciudad de Huesca, personas de Podemos se organizaron bajo la marca Aragón Sí Puede, que fue el partido con el que se presentaron otras candidaturas en Fraga, Jaca, Alagón, Pedrola y otros pocos municipios.

En Zaragoza conozco mucho mejor la situación, porque estuve en el origen de Ganemos Zaragoza, luego Zaragoza en Común. En 2014, tras el nacimiento de Podemos y su irrupción en las Europeas, a algunas personas nos entró “el runrún” municipalista por primera vez en nuestras vidas. Convocamos a nuestras amigas, a compañeros de luchas, a conocidos y, finalmente, lanzamos citas abiertas que tuvieron un gran éxito desde sus inicios. En pocos meses, se construyó una estructura en la que personas a título individual, grupos diversos y partidos decidieron que iban a aunar fuerzas en una misma papeleta. La no presencia de Podemos, ni en lo formal ni en la implicación de muchas personas en ZeC, propició que Izquierda Unida consiguiera un peso grande en los órganos de decisión y representantes públicos, situación que se replicó en las otras dos provincias.

Durante esta legislatura, en los diversos espacios, gobiernos y oposición, ayuntamientos, comarcas, diputaciones y Cortes de Aragón, un buen número de personas, en primera línea o en Círculos, grupos de trabajo, reuniones, etc. hemos aprendido muchísimo para conocer las reglas del juego, las herramientas democráticas que tenemos a nuestro alcance, plenos, ponencias, leyes, presupuestos, convocatorias de ayudas, etc. Este legado, esta experiencia, es un capital político y humano imprescindible.

Vuelvo a las reuniones con IU y Equo. Cada quince días, más o menos, un grupo de personas de Podemos Aragón y otros de IU Aragón, se han reunido para alcanzar acuerdos en el ámbito autonómico. Es decir, responder al deseo de nuestra gente de concurrir juntos a las elecciones. Durante varios meses de arduo trabajo, se han explorado distintos escenarios de campaña, posibles resultados, recursos, gobernabilidad…. Tal y como señalaba el Protocolo abierto para el acuerdo con IU y Equo.

Mientras el plano autonómico no avanzaba, en Zaragoza la Ponencia organizativa de Zaragoza en Común, elegida para ser el espacio de búsqueda de acuerdos, celebraba sus reuniones. En esta Ponencia participaban personas de IU, de Podemos, de “los Comunes” (el grupo organizado en el que se encuadran Pedro Santisteve, Luisa Broto o Elena Giner) y personas independientes. En ese espacio, Podemos ha encontrado dificultades para permear sus propuestas. En algunos casos por fallos propios (problemas en el Consejo Ciudadano Municipal y Equipo Técnico, diferencias internas en el seno de Podemos…) y otros por la oposición de los otros agentes políticos representados.

El acuerdo autonómico no llegaba y el municipal avanzaba sin que Podemos lograra cerrar acuerdos generosos y razonables.

Así, en el Consejo Ciudadano de Podemos Aragón de febrero (que celebramos todos los primeros sábados de cada mes), el equipo negociador expresa detalles de por dónde van las propuestas y conversaciones con IU. Una propuesta en la ofrecíamos para IU Aragón el número 2 de Teruel, el 4 y 8 de Zaragoza y el 4 de Huesca. Es decir, que de los 14 diputados que hoy tiene Podemos, 4 se los cederíamos a IU (que hoy tiene una). En esa reunión del máximo órgano de dirección de Podemos Aragón y responsable de las confluencias en Aragón, se valora nuestra propuesta como generosa y serían inasumibles más cesiones por parte de Podemos Aragón, y así es ratificado en votación en el Consejo Ciudadano. Así se trasmite acto seguido a IU Aragón, que rechaza dicho acuerdo, tal y como ha expresado en medios y en una carta a su militancia.

Por detallar lo que planteaba IU Aragón quería tener puestos en todos los escenarios post electorales posibles. IU Aragón tuvo en 2015 poco más de un 4% de votos y alcanzó una diputada, Podemos casi un 21% y 14 diputados. Con este escenario solicitaban los puestos número 2 de todas las provincias, así como el 4 y 6 por la provincia de Zaragoza. El 50% de los puestos en las Diputaciones y para todos ellos proponían a hombres, algo que desde organizaciones feministas es difícil de asumir. Este escenario hacía que si tuviéramos un resultado similar en 2019, IU aseguraría 4 diputados, por 10 de Podemos. Dicho de otro modo, si alcanzábamos los mismos resultados de 2015, Podemos perdía 4 diputados e IU ganaba 3. Y en un escenario negativo de 10 diputados, es decir, 4 menos para Podemos, IU conseguiría 2, duplicaría lo que tiene hoy.

La propuesta de Podemos en Aragón asegura diputados para IU en las Cortes de Aragón y es mucho más generosa que el acuerdo que Unidas Podemos ha anunciado para el Congreso y el Senado, en el que IU va a tener muy difícil tener representantes aragoneses en el Congreso, dado que los actuales, el 1 por Huesca y el 1 por Zaragoza están reservados en ese acuerdo para Podemos.

A nivel económico, el acuerdo es muy similar y razonable para ambas partes.

Por supuesto que IU tenía asegurada sus siglas en la papeleta, al mismo nivel que Podemos y Equo, su participación activa en la campaña y programa…. En definitiva, no entendemos por qué IU Aragón llama a votar SÍ al acuerdo de Unidas Podemos a las generales, pero rechaza la propuesta de Podemos Aragón.

Con Equo, afortunadamente, ha sido más fácil alcanzar un acuerdo. Equo tiene concejales en Huesca y Sabiñánigo, presencia en Huesca y Zaragoza, en algún pueblo más del Alto Aragón y la provincia de Zaragoza, y a Jorge Luis como diputado en el Congreso. El pre-acuerdo con Equo se aprobó en el Consejo Ciudadano de Podemos Aragón en febrero y en próximos días se anunciará con todo detalle.  Con Equo Aragón hemos alcanzado acuerdos políticos en temas tan importantes como el embalse de Biscarrués, la elevación de aguas del Ebro o el recrecimiento de Yesa;  personas de Equo en listas autonómicas y municipales y un acuerdo económico.

También aprobamos que los acuerdos de confluencia en Aragón deben ser globales, es decir, los mismos en el plano autonómico y el municipal, con el fin de reforzar los municipios que con tantas dificultades han trabajado estos cuatro años, y que los acuerdos, papeletas y actores sean equivalentes en las autonómicas y en las municipales.                                          

Desde que trasladamos la oferta a IU Aragón hasta el Consejo Ciudadano de marzo pasó más de un mes, un mes en el que las posiciones de IU Aragón no solo no se acercaron a las nuestras, sino que mantuvieron una posición en la que sus pretensiones eran totalmente inasumibles e inaceptables por Podemos Aragón.

Entre tanto, la Ponencia de Zaragoza en Común llegó a su final, con la constatación de que las propuestas de Podemos Aragón no habían sido aceptadas. En un Plenario celebrado a finales de febrero, varias personas de Podemos defendimos las enmiendas que presentamos junto a Equo, sobre cuestiones como que el censo de Podemos pudiera votar en la Primarias de ZeC (algo perfectamente legal y posible a nivel técnico), que la forma de Primarias separara al cabeza de lista del cuerpo (con el ánimo de salvaguardar la candidatura del actual alcalde Pedro Santisteve), que el reparto de porcentaje en la confluencia incluyese a Equo, que los recursos económicos de la DPZ se guardaran para el apoyo a los Ayuntamientos de la provincia, que se limitaran los sueldos de cargos públicos y que ZeC cobrara íntegramente la subvención municipal para nutrirse como organización y grupo municipal, etc. En dicho Plenario se constató lo que ya sabíamos, que IU tiene mayoría en el espacio de toma de decisiones y que el sector de Comunes también rechazaba nuestras propuestas. Así, de las 170 personas presentes, 120 votaron NO a todas las enmiendas del Grupo de Barrios y a las enmiendas de Podemos y Equo, que fueron rechazadas con aplausos.

Tras ello, Podemos Aragón analizamos que lo aprobado en ZeC no era compatible con los documentos, códigos éticos y tablas salariales de Podemos y en el Consejo Ciudadano de marzo decidimos que en esas condiciones Podemos no podía concurrir a las primarias de ZeC.

El anuncio de esa decisión, junto a la del acuerdo de confluencia con Equo en Aragón, pero no con IU, lógicamente despertó las reacciones de personas que veían frustrada su voluntad de “unidad de la izquierda”. Durante estos días hay voces de gentes diversas que piden entendimiento y buscan las posibilidades de un acuerdo, aunque sea in extremis.

Esa misma tarde, a través de una nota enviada a Heraldo de Aragón, nos enteramos del anuncio de que “Podemos en Común”, la candidatura que perdió las primarias de Podemos en Zaragoza con un 30% de los votos, iba a incumplir los acuerdos adoptados y se iba a presentar a las Primarias de ZeC. Y, además, denunciaba en Garantías de Podemos a la dirección autonómica, algo que a día de hoy desconocemos si se ha hecho formalmente, pero toda la información la he dirigido a Pablo Echenique, Secretario de Organización de Podemos, para su conocimiento en el ámbito de sus competencias.

Entre tanto, en otras latitudes aragonesas, Ganar (la plataforma de IU en Teruel) ya ha convocado sus Primarias sin contar con Podemos. Y se ha presentado “Con Huesca”, plataforma oscense de personas independientes de Huesca a la que hemos mostrado apoyo y en la que ya estamos trabajando y sumando personas y colectivos para el Ayuntamiento de Huesca. Además, en muchas localidades aragonesas están listos ya equipos para presentarse a las elecciones municipales.

Como no puede ser de otra manera, estos días se han sucedido las conversaciones con muchísimas personas. La semana pasada, me reuní con Pedro Santisteve y Luisa Broto, con quienes constaté la voluntad de acuerdo con Podemos. Sin embargo, desde la Coordinadora y el Plenario de ZeC, que han celebrado reuniones posteriores al Plenario en el que se rechazaron las propuestas de Podemos y Equo, no se ha emitido propuesta alguna para reconducir la situación.

Por parte de IU Aragón, tampoco. No ha habido movimiento alguno.

A partir de aquí, ¿qué hacemos?

¿Cómo lo vamos a hacer?

A día de hoy, si IU Aragón verdaderamente apuesta por conformar candidaturas unitarias con Podemos Aragón, mantenemos nuestra oferta razonable y generosa y seguimos abiertos al diálogo. Aunque el Consejo Ciudadano de Podemos Aragón ya asume que vamos sin IU, seguimos dispuestos a trabajar la confluencia si IU acepta nuestra propuesta. A día de hoy, seguimos trabajando para conseguir confluencias, y en esa línea Podemos Aragón y Equo Aragón tenemos un preacuerdo para configurar equipos conjuntos y concurrir juntos al Gobierno de Aragón y a los diferentes ayuntamientos.  

En el caso de ZeC, lo mismo. Si el Plenario integra las propuestas que planteamos Podemos y Equo, estamos convencidas de que todas saldremos reforzadas. Respetamos las decisiones de un órgano soberano como es el Plenario de ZeC, que  tomó formalmente una decisión. No tengo ninguna duda de la buena voluntad de todas las organizaciones para escuchar las demandas de la ciudadanía, pero han de ser los órganos democráticamente elegidos los que deberán dar los pasos para encontrarnos en el camino, con generosidad y altura de miras, como nos pide el momento actual.

El Consejo Ciudadano de Podemos Aragón decidió dejar abierta a cualquier propuesta que nos llegue. El propio Pablo Iglesias me expresó que el acuerdo pasa hoy por hoy por qué otros actores cedan en sus pretensiones, porque nuestras propuestas son generosas.

Estamos a dos meses de unas elecciones generales y a tres meses de unas autonómicas, municipales y europeas. Los plazos legales aprietan, pero sobre todo, lo que más nos urge es que transmitamos con claridad a todos los aragoneses cuáles son las propuestas, el programa, las soluciones que defendemos, con qué marca y de qué manera. Por eso ya estamos trabajando a fondo en la campaña autonómica y en las municipales, en cada lugar de Aragón. Podemos ya hemos celebrado primarias abiertas, transparentes y participativas en decenas de municipios, también en Zaragoza, y en las próximas semanas concretaremos más listas.

Ya tenemos muy avanzado el programa, que emana de la participación de muchas personas y organizaciones en las distintas áreas donde tenemos competencias municipales y autonómicas. También estamos diseñando una campaña de tú a tú, muy cercana a la gente, para dialogar, compartir y afrontar cara a cara nuestras reivindicaciones y propuestas.

Estamos ilusionadas, tenemos ganas y una organización fortalecida con personas muy valiosas. Tenemos candidatas muy preparadas, que conocen su municipio y conocen Aragón, que van a liderar muchos ayuntamientos. Tenemos una candidata magnífica para liderar el Gobierno de Araǵon, Maru Díaz, y un conjunto hermoso de liderazgos colectivos en cada lugar.

Durante esta legislatura, hemos aprendido a que Sí Se Puede transformar nuestras reivindicaciones en propuestas y hechos que mejoran la vida de la gente. Sí Se Puede, pero cuesta mucho. Nadie dijo que fuera fácil aumentar las viviendas sociales, las ayudas a la instalación de jóvenes agricultores, frenar la precariedad laboral o detener las desigualdades y violencias machistas.

Llegar a las instituciones, incluso a gobernarlas, no significa alcanzar el poder, pero sí nos permite tener en nuestras manos algunos instrumentos administrativos con los que podemos poner en marcha acciones y proyectos que mejoran las vidas de muchas personas. Así, hemos visto cómo somos capaces de asegurar la sanidad universal, de evitar los cierres de escuelas rurales, aprobar leyes tan relevantes como las de Memoria Histórica, Derechos Sexuales o Pobreza Energética, entre otras muchas, fruto de un gran esfuerzo colectivo de muchas personas expertas, colectivos y movimientos sociales.

Solo con una sociedad implicada, que participa y llena de vida sus barrios y pueblos, somos capaces de transformar nuestra realidad. En las asociaciones vecinales, sociales, sindicales, feministas, culturales, de defensa del territorio, de desarrollo rural, económicas, etc. diseñamos las propuestas y experimentamos con las alternativas a este sistema tan injusto.

Cuando alcanzamos gobiernos en Ayuntamientos o grupos parlamentarios que, sin llegar a gobernar, marcan el rumbo del gobierno de turno con nuestro empuje e impulso, demostramos que en nuestras manos las herramientas institucionales cobran de otro valor, benefician a la mayoría de la gente, demuestran que merece la pena esta apuesta institucionalista.

También nos permite ver los límites de la institución. Todo lo que nos somos capaces de alcanzar. Bien por la falta de apoyos de otros partidos a quienes necesitamos para alcanzar mayorías, bien por los recortes presupuestarios, bien por la merma de derechos y competencias municipales o autonómicas, o porque a veces no sabemos o no llegamos a hacerlo tan bien como nos gustaría. Los poderes económicos, los visibles y los invisibles, tienen las cartas marcadas en un sistema en el que hace falta ser inteligente para que pase la luz por las grietas que encontramos.

Así, con rasmia y valentía, nos hemos enfrentado a los privilegiados y a quienes más tienen, en nuestro afán por repartir la riqueza y generar un espacio propicio para que todas las personas tengan oportunidades de realizarse, de trabajar con dignidad, de vivir en una casa saludable, de convivir en un entorno con seguridad y paz, que tengamos acceso a servicios públicos de calidad, que echemos una mano y demos una segunda oportunidad a quienes peor lo pasan, y que corrijamos todos los defectos de una sociedad con desigualdades intolerables.

En los últimos años, las luchas feministas, la imparable lucha de las mujeres, la respuesta a las violencias machistas, han cobrado un protagonismo necesario que van a cristalizar en cambios sociales profundos, que traigan justicia e igualdad a una sociedad que discrimina y maltrata a más de la mitad de su gente. Este viernes, 8 de marzo, las calles de medio mundo van a vibrar de esperanza, de rebeldía y de futuro. De un futuro que será feminista e igualitario, de fraternidad y esperanza para las más, para las de abajo, para todas las personas.

En Aragón, resurge otro movimiento hermanado con otros territorios vilipendiados de esta España que abandonó a cientos de pueblos, que en Aragón, Soria, Zamora, Guadalajara, Extremadura o Jaén ven cómo esta democracia neoliberal decide qué sitios prosperan y cuáles languidecen. Esta injusticia ha despertado la revuelta de la España Vaciada, que el domingo 31 de marzo llenará las calles de Madrid con las reivindicaciones históricas, que en Aragón demandan hospitales e institutos, carreteras y conexión a internet, una Política Agraria Común justa, un desarrollo rural sostenible, una red decente de trenes o un mejor acceso a viviendas dignas, tierra y empleos de calidad.

Otras luchas sindicales, de trabajadores que defienden sus derechos en la televisión pública aragonesa, en los parques de Zaragoza, en los parques de bomberos de la provincia de Huesca o en Motorland, las movilizaciones constantes por unas pensiones dignas, el incipiente movimiento estudiantil para una reacción sensata frente al cambio climático o las expresiones diversas de protestas y luchas solidarias, nos indican que nuestra sociedad no está dormida, que estamos vivos y que hay esperanza en muchos lugares.

Enfrente, aquella España de las banderas en los balcones, del “a por ellos”, del puro en los toros y de odio a la diversidad y al progreso, va encajando en 3 partidos que se ofrecen como un conjunto a elegir: el PP es el partido más corrupto de Europa, “los que roban, pero son los míos”, el azul del bipartidismo que nos ha traído recortes, privatizaciones y mucho sufrimiento; Ciudadanos, el recambio tranquilo, ese invento precocinado como antítesis de Podemos, esa marca blanca del PP que hoy, sin caretas, ya es parte de un bloque reaccionario que juega con las banderas arcoíris, el feminismo neoliberal o una imagen moderna que esconde lo más rancio de toda la vida; por último VOX aparece con fuerza en Andalucía, para atravesar a caballo esta España en blanco y negro, que anhela tiempos de represión y mano dura contra todo lo distinto, esa derecha extrema que acabaría con el aborto, con los apoyos a las mujeres maltratadas y los derechos de los trabajadores.

En Andalucía, este bloque reaccionario ha alcanzado el Gobierno y ya vemos qué nos traen. Nuestra sanidad pública, la educación de calidad, los derechos y oportunidades, las libertades, están amenazados por las políticas que ya hemos visto que precarizan nuestras vidas, nos traen más sufrimiento, más desigualdad y benefician a quienes más tienen.

Mención aparte para un PSOE con un líder resistente, Pedro Sánchez, que ha sido un Presidente fugaz fruto de una moción de censura a Rajoy que se logró con el empuje de Unidos Podemos, más que por las ganas de un PSOE que vive en el defraude constante. Un PSOE que con Pedro Sánchez recupera aire y tono de izquierdas, que ha utilizado el Gobierno para fortalecer su imagen y relanzarla ante un previsible escenario de adelanto electoral, con grupos mediáticos que reman a su favor con mucho brío. Pero hechos, lo que se dicen hechos, muy pocos. El PSOE no ha afrontado con la mayoría de la moción de censura todo lo que se podría haber logrado para mejorar las vidas de la mayoría de los españoles. La subida del Salario Mínimo Interprofesional ha sido, quizás, el cambio material más notorio. Y lo hemos logrado gracias al tesón de Unidos Podemos. Al igual que alcanzamos un buen acuerdo para unos Presupuestos sociales, que finalmente tumbaron PP, Ciudadanos y los partidos independentistas catalanes, y desembocaron como era previsible en un adelanto electoral.

El conflicto catalán marca con creces todo lo que está pasando en España. La incapacidad de resolver de forma democrática, mediante el diálogo y el acuerdo, ha provocado un choque de trenes de consecuencias terribles: represión en las calles, declaración unilateral de independencia, políticos presos, artículo 155, etc. Una excepcionalidad política que está conduciendo a un callejón sin salida, en la que los gobiernos de Rajoy y de Sánchez, Puigdemont y Torra, han sido incapaces de alcanzar espacio que atisbe un ciclo distinto, para la búsqueda de una salida política dialogada para un conflicto que no hace bien ni a los catalanes ni a los españoles progresistas.

Aquí en Aragón lo hemos visto bien. El acto celebrado en el pabellón Siglo XXI, más allá de su contenido en pos del diálogo y de una solución pactada para esta España plurinacional, fue, en mi opinión, un error garrafal en la forma. Este evento, que despertó la ira de manifestantes descontrolados, fue otra vuelta de tuerca en los ataques contra Podemos, en un asunto, el territorial, que debemos reconocer que no hemos sido capaces de articular con claridad y con propuestas concretas, más allá de una necesaria llamada al diálogo y a las soluciones democráticas.

Por el contrario, el Presidente de Aragón, Javier Lambán, palmero de su diosa del socialismo, Susana Díaz, no ha dudado en encontrar en Cataluña la diana de sus dardos más grandilocuentes. El independentismo y el Gobierno de la Generalitat han sido el lugar más recurrente sobre el que el Presidente Lambán ha escondido su incapacidad y falta de rasmia, y hacia donde se ha despachado con gusto, en tuits, declaraciones y discursos.

Cataluña ha sido un hilo que ha cosido los afectos y acercamientos entre el PSOE y Ciudadanos. Una alianza que, como reconoció el propio Pedro Sánchez en el “Salvados” de Jordi Évole, era el plan de las élites en España. Era y es. No nos cabe duda de que si hay opciones para gobiernos locales o autonómicos, habrá pactos entre PSOE y Ciudadanos. En Aragón, en Zaragoza y muchas otras partes.

En el plano estatal, veremos hasta dónde llega Sánchez y si Rivera es capaz de sostener que no va a pactar con el PSOE. No se lo cree ni él, como ya vimos en Andalucía.

Para terminar esta carta, voy a compartir algunas reflexiones políticas. El nuevo ciclo político puede empezar la noche del 26 de mayo de 2019. Pero ¡ojo! Porque el bipartidismo está herido de muerte y el pluripartidismo obliga a acuerdos a distintos niveles. No será tan fácil como antaño alcanzar mayorías. La aritmética puede dar varios resultados. ¿Y si se repite o mejora la suma de los partidos que propiciaron la moción de censura? ¿Y si ganan PP, VOX y Ciudadanos? ¿Y si PSOE y Ciudadanos quieren gobernar, pero necesitan nuestros votos?

¿Y en Aragón? ¿Repetiremos y mejoraremos la mayoría de Podemos-Equo, PSOE, CHA e IU? ¿Lograremos superar en votos al PSOE de Lambán? ¿Y si el PSOE prefiere un gobierno con Ciudadanos y el PAR, por ejemplo?

Nos conviene pensar en todo esto, debatirlo en nuestras organizaciones, saber qué haríamos en cada caso. Yo creo que el electorado merece saber qué escenarios se atisban.

Por nuestra parte, salimos a ganar. Con humildad y con fuerza, con ilusión y valentía. En Aragón 2 diputados son 5.000 votos y creemos que si somos capaces de dar lo mejor de cada una de nosotras en estos meses, las y los aragoneses revalidarán y aumentarán la confianza en nosotras. Porque hemos demostrado que Sí Se Puede, que no robamos, que gestionamos mejor, que no reblamos cuando se trata de combatir injusticias y defender los intereses de la mayoría, que necesitamos más tiempo para seguir avanzando, que aprendemos de nuestros propios errores y, frente a la amenaza del odio y la involución, merecemos una sociedad mejor, más libre, justa e igualitaria. En eso estamos, allá vamos.

Cuando decimos que Sí Se Puede es porque estamos convencidas. Sí Se Puede.

Leave a comment

Add your comment here