Receta de DULCE DE MEMBRILLO de la Amatxi

El dulce de membrillo es una delicia, un postre o una merienda maravillosa para combinar con unos frutos secos, un poco de pan o queso. El membrillo es una fruta cercana que madura y cae del árbol en esta época (noviembre). Esta receta es de la “Amatxi”, la yaya de nuestra amiga Tatiana, familia a la que estamos eternamente agradecidas. 

Para hacer dulce de membrillo necesitas ganas y un poco de tiempo. En unas 4 horas, sin prisa, lo tendrás listo para conservar en la nevera o el congelador para disfrutar de él durante todo el año. Como lleva un rato, nosotras lo hemos hecho en pareja, para conversar mientras estamos en la faena y con una buena selección musical. 

INGREDIENTES

Membrillos recién cogidos del árbol (o del suelo). En nuestro caso, unos 6 kg. 

Manzanas reinetas que también son de temporada. 2 kg. Por cada tres kilos de membrillo, uno de manzana. 

Limones para extraer su zumo. Nosotras hemos usado 8, pero no necesitas tantos y es un poco al gusto. 

Azúcar panela. La receta dice que tantos kilos como de membrillos, pero nosotras echamos menos de la mitad, que la fruta ya tiene un montón de azúcares. De esta forma, el dulce no solidifica tanto, pero es más saludable. Así que a tu gusto. 

¡AL LÍO!

Lavamos los membrillos para quitarles la pelusilla que tienen y cualquier desperfecto o podredumbre. Los troceamos con la piel y todo (como si fuera una patata para tortilla) y hervimos en agua. Los corazones también los hemos hervido en una malla (de las de cocer legumbres)  porque las pepitas nos vienen muy bien para espesar (tienen una sustancia que facilita el proceso). Nosotras hemos usado dos ollas (una de ellas exprés) y en 5 minutos ya estaban Las manzanas las cortamos también, retiramos sus corazones, y hervimos (da igual junto al membrillo o separadas). Retiramos la carne de los membrillos y manzanas del jugo, que evidentemente no tiramos porque es un zumo delicioso que nos beberemos también en próximos días. 

Ni que decir tiene que aquí no se tira nada. En casa, como tenemos gallinas, con los corazones de las frutas se han dado un festín. También puedes echarlo al cubo del compost o al contenedor de la materia orgánica. 

Juntamos todo en su justa medida en las dos ollas: membrillos y manzanas hervidas, zumo de limones exprimidos y azúcar. Ya veis que no hay misterio: ahora toca a fuego lento, remover y remover para que espese y no se pegue. Nosotras hemos estado unos 90 minutos dándole al brazo. Gimnasio en casa. 

Cuando consideres que está a la textura que te gusta (cuanto más rato, más espeso), lo echas en los moldes que quieras (nosotras hemos usado fiambreras para congelar y tarros de cristal para regalar y guardar en la nevera). Los tarros de cristal si los vas a guardar tiempo te interesa que estén hervidos previamente y luego cerrados al baño maría para evitar intoxicaciones. Nosotras hemos llenado  los tarros en caliente y boca abajo ya hacen el vacío ellos solos. 

¡A DISFRUTAR DEL DULCE DE MEMBRILLO!

 

Leave a comment

Add your comment here